martes, 13 de febrero de 2018

Somos hijos de las tormentas

Cuando el tiempo se detiene y las horas se diluyen, es cuando nos enfrentamos a; nuestra paz y a nuestra guerra...
Queremos poner la paz en el caos que llevamos pero nos olvidamos, que somos  los hijos de las tormentas y nuestra vida se enfrenta al encanto y al desencanto, por eso nos cuesta tanto aceptarnos...
Necesitamos con urgencia a ese tiempo detenido, para encontrar al amor y llenar nuestra vida de sentido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario