viernes, 13 de febrero de 2015

Diplomacia e ingenio

La verdadera diplomacia es, la que usan los niños y ahí va un claro ejemplo de uno de mis nietos, al que no le van las clases de inglés...
La clase de ingles en cuestión, dura una hora y el razonamiento de la criatura textualmente es:
"Mientras subimos cincuenta escalones, mientras merendamos y abrimos el libro, mientras la profesora nos hace callar, ya se ha pasado la hora. ¿Vale la pena pagar solo por subir escaleras y merendar? ".
Una forma muy original de dar en el clavo y tocar donde más duele (la economía) y una ingeniosa manera de usar la diplomacia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario