sábado, 17 de febrero de 2018

Envueltos en la calidez

Una noche sin estrellas, nos recibió en silencio...
La profunda oscuridad y el vacío nos rodeaba y se agrandaba en nuestra alma...
Recostados en un árbol vimos sin ver, que nuestra pequeñez era algo extraordinario y envueltos en la calidez de la piel comprendimos la levedad de nuestro ser...
En la vida hay muchas noches sin estrellas y noches de profunda oscuridad, dónde será fácil imaginar, que somos seres inacabados, necesitados de una mano...
En las noches oscuras es cuando nos hacemos más humanos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario