miércoles, 27 de diciembre de 2017

Encanto y desencanto

Aunque seamos del todo diferentes. Aunque nuestra música tenga distintas notas no hay nada, que nos impida a cultivar la misma tierra. Eso de cultivar tiene su encanto y desencanto...
El encanto puede estar en el amanecer, dónde podemos coger un pedazo de cielo y hacerlo nuestro...
En contraposición; las tormentas de lo inesperado pueden quitarnos a ese cielo tan deseado. Es ahí dónde tomar conciencia de otras presencias, pues en el desaliento siempre necesitamos el calor de una mano...
Aunque seamos del todo diferentes y nuestra música tenga distinta notas, somos cómo dos gotas de agua, idénticas y aunque dudemos y callemos, nos necesitamos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario