martes, 3 de febrero de 2015

Nuestro cielo soñado

Estas dos niñas son mis nietas y a la escalera se la podría comparar, con esas otras imaginarias de la vida de cada uno...
En el camino de la vida hay desniveles, solo superables con nuestras superaciones y logros...
Al final de cada tramo podemos comprobar el avance personal y ver la perspectiva del paisaje de nuestra vida...
Conseguido el primer logro, no quiere decir, que tengamos, que dormirnos en los laureles, ya, que en la vida uno no se puede instalar definitivamente, porque habremos de  volver a descender una y otra vez al punto de inicio...

En realidad, no importan los peldaños, ni la altura alcanzada, importan nuestra actitud, el optimismo y los logros secretos de nuestro mundo interior...
Suerte tenemos, de los incondicionales esos, que jamás se cansan, esos con los que se puede contar para todo, los que ansían alcanzar una estrella...
Las escaleras imaginarias de nuestra vida, nos señalan la escala de valores y hay, que superarse para por lo menos, poder vislumbrar de cerca; nuestro cielo soñado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario