viernes, 30 de noviembre de 2012

Buscar una palabra, sólo para ti



Busqué una palabra, sólo para ti...
Los libros estaban llenos de palabras, pero ninguna era para ti...
Busqué en el diccionario esa palabra que, tú esperabas, pero ninguna podía ser para ti...
Decepcionada y sin esperanza, me fui a la playa, que en esa hora del atardecer estaba solitaria y en la arena húmeda escribí:
"No encuentro la palabra que, necesita tu alma, pero pienso en ti...
Estés donde estés, seas quien seas, no te preocupes que, seguiré buscando esa palabra, sólo para ti... "

lunes, 19 de noviembre de 2012

El vuelo de la gaviota

El éxodo comenzó y mil alas se extendieron,
todo el oro de la playa quedó en profundo silencio...
Surcando aquel cielo glauco, las mil alas comenzaron
un interminable vuelo y los mil ojos buscaron
otras tierras y otros cielos...
En aquella singladura había que estar despierto,
para llegar a buen puerto...
¡Ojalá fuéramos capaces de ver horizontes, ojalá supiéramos mirar en torno nuestro!
La gaviota que soy yo, la que escribe se toma una semana sabática...
Pero claro está, que volveré...

jueves, 15 de noviembre de 2012

Una noticia fuera de contexto



Las noticias corren, saltan y vuelan, lo peor de ellas es que: siempre son malas o malísimas, no hay alternativas...
De una familia se dirá que los padres se han separado y los hijos se han ido a vivir con los abuelos, no te dirán que: los niños estaban hartos de las peleas de sus padres, sin embargo ahora son las criaturas más felices del mundo...
A la noticia en si hay que sacarle todo su jugo y alargarla a lo indecible...
En el transfondo de la mala noticia siempre hay algo que se le escapa al comentarista, algo que roza a veces lo maravilloso y elocuente y que jamás saldrá a la luz en los periódicos o la pequeña pantalla...
Si algún día se editara un diario solo con buenas noticias, nadie lo compraría...
Y aquí entramos nosotros en escena, los que siempre nos quejamos y encima cargamos con lo peor de la humanidad y así estamos...
Os aconsejo usar el signo de la suma:
Más paz.
Más alegría.
Más profundidad.
Más amor.

martes, 13 de noviembre de 2012

Tu cascabel




Todos tenemos o hemos tenido un cascabel en nuestra vida...
El cascabel era la risa que nos delataba  allá donde fuéramos...
¿ Cuándo era eso?
Tal vez fue en nuestra infancia porque; el tiempo se encargo de robarnos nuestro cascabel...
Nos volvimos adultos de la noche a la mañana y aceptamos convivir con el gris y el negro: la sobriedad absoluta...
Aunque reír es muy fácil, si usamos la mirada interior podremos ver el circo que llevamos dentro y que nos ha acompañado desde que nacimos, sólo que ahora, siendo adultos, los payasos que, eran la causa de nuestra alegría, ya no existen. En nuestro circo de adultos solo hay hoy fieras, que nos hacen la vida imposible...
Habría que buscar el cascabel de nuestra risa perdida y colgarlo del cuello...
Por reír que no quede...
Hoy toca reír...Ríete...

domingo, 11 de noviembre de 2012

Palabras...


La música nos transporta a lugares insólitos, aquieta nuestros ánimos y hasta lima las asperezas del corazón...
Como transfondo, la voz humana levanta incógnitas, de donde nacen preguntas y respuestas que nos conducen al desasosiego...
Palabras, siempre palabras, promesas sin fundamento y en la rutina, palabras que, se evaporan al viento...
Cada palabra habría de ser un eslabón en la escalera de nuestra vida...
Palabras que curen heridas, que abran puertas, palabras que regalen flores...
La palabra habría de ser: música en la boca de los hombres. Discursos, pocos, promesas, pocas para poderlas cumplir...
Las metas lejanas, no se deben ni mirar, es mejor contemplar lo cercano y accesible y sobre todo, dedicar algo de nuestro tiempo en estudiar nuestro vocabulario, para mejorarlo...
La música tiene mucho que ver con nosotros, porque sin palabras lo dice todo, cuando nosotros con un montón de frases, apenas decimos gran cosa...

viernes, 9 de noviembre de 2012

Tomar un refresco

Se habría de refrescar mas la memoria, evocar paisajes y pueblos...
Evocar cada una de nuestras vivencias, en una palabra: refrescar nuestra mente, revivir los caminos por donde anduvimos...
Recordar los rostros de  esos amigos que, por múltiples razones hemos perdido el contacto con ellos...
Muy especialmente hemos de evocar  los rostros que se acercan a nosotros en los momentos difíciles...
Hemos de viajar a menudo con las alas de la mente, sentarnos en un recodo y tomar ese refresco que se llama. memoria...
Evocar el sonido de las voces, los sonidos, los colores...
Intentar tararear aquella melodía que estubo tan de moda...
Evocar ocasos y amaneceres ...
Y puestos a refrescarnos; revivamos las sensaciones que dejaron huella...
Pensar como hemos ido evolucionando a lo largo de la vida: en las dudas y en las certezas, en el éxito y el fracaso, en el amor...
Refresquemonos...

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Una luz al final del camino






En aquel paisaje todo era una duda y nuestro reencuentro con aquel camino, tantas veces andado en el ayer era ahora, un lugar donde no se intuía el final...
En nuestra propia vida, volvemos una y otra vez a esos caminos que nos abrieron puertas y que ahora están cerradas ...
Nos hallamos ante la duda de lo incierto...
Sólo nuestra intuición y el bagaje de nuestro mundo interior pueden hacer el milagro de, hacernos ver una luz al final del camino...

domingo, 4 de noviembre de 2012

La diversidad de la raza humana




Lo que más nos enriquece es la diversidad en todos sus ámbitos y también lo que más conflictos conlleva...
Las antiguas costumbres han dado paso a las nuevas tecnologías y usos...Sin embargo todavía hay quien vive anclado en ese ayer del que el hombre moderno se mofa...
La raza humana se distancia cada vez más. Las causas son muy evidentes: el idioma, las costumbres, no sólo de los pueblos sino también de las personas ...
La gastronomía es distinta en cada país, en cada región y en cada pueblo y cada uno se alimenta a su manera...
En cada país, en cada región el carácter del hombre varía...
Esos son unos pocos datos cogidos al azar, pero hay muchísimos más...
La desunión de los hombres podría resumirse en:
Nadie hace nada por nadie, cada uno en su lugar...
Sin movernos de casa nos ponemos en contacto con el Banco y damos una limosna, cuando el ser humano necesita solo amor...
Nadie quiere crear lazos, ni construir puentes  (esto no es una acusación es, la verdad)...
Nos perdemos lo mejor de la Creación: la diversidad...
Somos adultos en un mundo de adultos, independientemente del idioma y la raza, porque los niños ya no cuentan, son un estorbo y sólo nos valemos de ellos cuando nos hacen falta...
Quizás hemos equivocado nuestro crecimiento y ahora resulta que, muchos niños son más adultos que nosotros y nosotros en vez de crecer, menguamos...

viernes, 2 de noviembre de 2012

Para dormir bien


No habrías de tener junto a tu cama ese saco lleno de preocupaciones...
Deberías vaciarlo y dejar que, el viento frío de la noche se llevará en volandas esas preocupaciones que te embargan...
Deberías asumir tu condición humana y cubrir tu indefensión con una manta liviana...
No debes sentir la pesadez de esas ideas malsanas que, anulan la lucidez y roban la paz del alma...
Deberías saber: que pronto llegará el alba y tus pies habrán de andar los senderos que te aguardan...
Junto a tu lecho pondrás ilusiones y esperanzas y alejarás las tensiones...
La pequeña luminaria del amor llenará toda tu alcoba y te infundirá calor...
Amigo mio, duerme tranquilo...

jueves, 1 de noviembre de 2012

Un beso muy cálido

Amanecer a media luz...
El frío y el calor quieren darse un abrazo...
El inmenso páramo se ha cubierto de flores blancas, que es: la escarcha de cada amanecer...
La tibieza de la alcoba se arrima a la gran cristalera...
El calor desea besar al inmenso páramo helado, quiere infundirle la gratificación de su tibieza...
Al abrir el gran ventanal, el calor queda engullido por la rigidez del frío...
Sin embargo el frío ya ha sentido ese roce de profunda calidez...
El ser humano puede ser frío como un páramo helado...
Por eso hace falta ser llama acogedora e infundir calor a tantos y tantos páramos helados (hombres) que hay por el mundo...