viernes, 30 de diciembre de 2011

Asómate a la ventana

Tras la ventana, un largo camino, repleto de evocaciones que, permanece inalterable al paso de los años...
En sus recodos aún veo a esos niños, que hoy son hombres...Puedo contemplar sus sonrisas y sus guiños...
Personas del ayer, van pasando por el camino...
Amigos que con el tiempo se olvidaron...
Oigo el rumor del viento entre los árboles del camino y siento la tibieza del hogar encendido...
Esa ventana me lleva al encuentro de muchos seres queridos...
Todos tenemos un camino y una ventana, para asomarnos y ver cuánto hemos vivido...
¡¡ Feliz Año Nuevo!!

sábado, 17 de diciembre de 2011

Las balas perdidas

Además de las guerras que azotan a nuestro mundo, esas que salen por la television y los periódicos, hay otras muchas encubiertas, de hombre a hombre...
Hay muchos ataques silenciados  y los hombres que lanzan sus balas lo hacen  sin saber a ciencia cierta el daño que es capaz de hacer una bala perdida...
Aquí me refiero a las palabras y a los hechos que son en muchas ocasiones de un efecto desbastador..
Muchos se lanzan a un ataque silencioso...Rencillas encubiertas de falsa apariencia, filigranas de acciones que parecen lo que no son...
Bajo múltiples apariencias, el hombre tira con los ojos cerrados su pequeña bala: la del rencor, el odio, la indiferencia...Esta es una  forma de aplacar muchas ansias frustradas...
Os sugiero que echéis mano de las flores...Ellas son ligeras y caen blandamente, no hieren, ni matan...Florituras de palabras, acompañadas de acciones...
Que nuestras flores viajen y caigan sobre hombres...Os aseguro que ninguna de vuestras flores se perderá, porque nuestro mundo vive esperándolas...

viernes, 16 de diciembre de 2011

Vasija de barro

No tenía otra alternativa que, la de dejarse caer...La gran vasija de barro, aburrida de su existencia mediocre, fue dejándose caer...
Comprobó que, ir cayendo hacía lo desconocido era gratificante y soñó con su existencia cambiada...
Cuando su cuerpo de barro llegó al final del inesperado viaje, se sintió herida...El fuerte golpe la había resquebrajado...
Poco después,  se sintió abrazada por una tibieza susurrante...
El agua del río penetró en su cuerpo y suavemente la empujó a la inmensidad del mar...
A veces no tenemos alternativas y nos dejamos caer, nos dejamos llevar y a veces somos  nosotros los que buscamos caer, sin pensar que, el río de la vida es cambiante y  puede empujarnos hacía donde no queremos ir...

domingo, 11 de diciembre de 2011

El Mesón del Tuerto

Nadie hubiera dicho que, por aquel camino polvoriento pudiéramos hallar un lugar tan acogedor como aquel, con cuatro mesas...Un lugar muy limpio y con un servicio excelente...
Durante toda la comida estuvimos pendientes de ver al "tuerto", pero no lo vimos...
Después nos enteramos de que no era tuerto el tuerto, sino ciego...
Él era el que hacía la comida (que por cierto era buenísima)...
Si él era capaz, siendo ciego, nosotros con dos ojos, estamos a menudo: cegados...

sábado, 10 de diciembre de 2011

Vivir o soñar

Su lugar era un lugar de cadenciosa armonía, en donde poder soñar todas las horas del día...
Pero vivir, lo que se dice vivir, a duras penas podía. La rutina le cansaba con su misma cantinela desde que amanecía...
Con el tiempo se arrimó a esa extraña rebeldía de no aceptar la insulsa monotonía...
Y se erigió un pedestal, donde nadie podría escalar...
El pedestal estaba hecho de sueños, que giraban dentro de una urna de cristal...Los había de grandes y pequeños, pero también de tamaño colosal...
Su lugar era un lugar donde guardar baratijas, pues soñar no es nada más que dejar a nuestro ser vivir en una mentira, de aquello que nunca podrá acontecer...
Después de darse cuenta que la vida transcurría sin transcendencia, bajó de ese pedestal, más le cegó la luz del día y no supo comprender porqué las nubes corrían...
El lugar de los sueños no tenía cabida en la rutina de cada día...
Se arrimó a la ventana para contemplar esa ignota lejanía a la que poder llegar, algún día...
Y llegar, llegaría, viviendo la realidad...
La realidad es: la vida...

martes, 6 de diciembre de 2011

Corazón alado, cuerpo de barro

Nos hallamos divididos en múltiples fragmentos...El corazón humano siente la necesidad de hollar todos los senderos de la tierra...
El hombre desea conocer y ser conocido...
Quisiéramos tener alas para ir al encuentro de un amor lejano y olvidamos que la pesadez del cuerpo nos impide alzar el vuelo...
Somos seres alados y nuestros pensamientos son capaces de cruzar largas distancias...
Ansiamos lejanías infinitas y aunque nuestras alas son para cortas distancias, el corazón no se cansa de intentar un nuevo vuelo...
La contradicción es que: poseemos un cuerpo de barro y este está demasiado apegado a la tierra y las vulgaridades de la vida...
Poseemos un corazón alado dentro de un cuerpo de barro...

domingo, 4 de diciembre de 2011

Fortaleza, palacio y prisión

Tras los muros de nuestro "yo" hay una fortaleza con infinidad de caminos que, forman un complicado entramado y conducen a través de oscuros pasos a nuestro palacio particular...Y es allí donde nuestro "yo" descansa plácidamente...
Hemos cerrado las ventanas para no oír las voces del exterior y cerramos los ojos para vivir de ensoñaciones...
Sin darnos cuenta, nuestro "yo" se evapora, ya no nos pertenece; la fortaleza se desmorona y nuestro palacio se convierte en prisión...
Estamos en una gran jaula de oro, cuyo brillo nos deslumbra, más , todo y así es una cárcel, donde sólo el "yo" solitario, va menguando su fortaleza...
Desandar lo andado, abrir ventanas y puertas, dejar el "yo" aparcado y buscar el "nosotros"...
Salir a campo abierto y buscar sin cansancio el diálogo...
Transformar el "yo" en el "tú"...
Aguantar chaparrones y tormentas no es otra cosa que: potenciar la fortaleza de nuestro ser...

sábado, 3 de diciembre de 2011

La salsa y sus ingredientes

El hombre vive sumergido en toda clase de salsas y espesantes...
Bailar a ritmo de salsa  es muy emocionante...Mover el cuerpo puede hacernos desear comer esas patatas bravas, cuya salsa picante puede hacer que estemos en nuestra propia salsa, o sea: como deberíamos estar siempre: contentos...
También está la salsa de la vida que, aunque hoy esté un poco de capa caída, hay que elaborarla, consumirla y compartirla...
Los ingredientes, como en casi todas las salsas, la sal le da el punto, la vida sosa es aburrida...
Un chorrito de alegría mezclada con la sal es una salsa excelente para toda clase de aliños...
Tenemos muchísimos ingredientes para mejorar nuestra salsa particular, pero eso lo dejo al gusto del consumidor...