lunes, 22 de noviembre de 2010

El pozo

Era  el pozo más antiguo de toda la comarca y su brocal había la rugosidad del paso del tiempo...
Este era, un profundo pozo, que en la inmensa soledad de la llanura hacía evocar el antiguo esplendor de una gran familia...
Él era un testigo silencioso de la decadencia de las labores del campo...La casa era hoy, tan sólo una ruina...Pero el rumor del agua que fluía en las profundidades del pozo jamás había cesado...
Y pense en tí, sin saber quien eres...
No importa el lugar donde estés, pero que sepas que eres pozo sin fondo, que en la vasta llanura de la vida, vas dejando correr el agua de tus ilusiones y pensamientos..
En lo profundo de tí mismo está la inmensidad de un mar recluido en la concavidad reducida de tu pozo...
Y es que ¡Hay tanto en ti!...
Tu pozo, llénalo de gozo y derrámalo por doquier...

domingo, 14 de noviembre de 2010

El gusto por la lectura

Algunos cojen un libro para matar el rato, otros para darse de intelectuales, mientras otros lo hacen por simple curiosidad y sólo algunos por verdadera afición a la lectura...
En muchos hogares, los libros forman parte de la decoración, sin que nadie los haya leído y el polvo del tiempo se ha adueñado de ellos...
Libros hay que lo dicen todo y otros aún a pesar de todas sus letras, parecen silenciosos...
El gusto por la lectura es sin duda un don especial que no lo tiene cualquiera...Y así mismo el lector sabe paladear el regusto por una buena lectura..
Lo que vale más en un libro no es la cantidad de páginas, sinó la calidad y la calidad es a veces una rareza...
El gusto por la lectura tiene la peculariedad de dejar un sabor único...

lunes, 8 de noviembre de 2010

Comprar y vender

"Compro
Vendo
las conciencias,
los silencios.
Compro
vendo
el poder,
las mujeres,
la gloria,
el placer.
Pago
por la guerra,
por el crimen,
hago y deshago
los idolos,
los ministros,
las relaciones,
la buena fama,
los tronos,
las dominaciones,
los poderes.
Flujo por oleadas,
no tengo olor.
Me tiran
por las ventanas.
Me comen.
No doy la felicidad
pero contribuyo a ella.
Lo puedo todo,
lo permito todo,
lo doy todo.
Soy la sangre del pobre:
EL DINERO."
                          Anónimo

viernes, 5 de noviembre de 2010

Caminar

Despues de andar tantos caminos y dejar atrás el hogar caldeado, llego a la orilla oscura del bosque...
Atrás quedó la hoguera encendida, la ropa tendida...
También nosotros llegamos muchas veces a esta oscura orilla, sólo por el deseo  de descubrir nuevos e insólitos horizontes...
Cada paso es una duda, cada duda es un misterio y no podremos retornar a las brasas de aquel fuego que dejamos atrás...
Tempestades llegarán con el frío del invierno...
Después de andar tantos caminos, encrucijadas saldrán a nuestro encuentro y huyendo sin cesar  evocaremos ese lugar que fue nuestro hogar...
En la orilla oscura de nuestra locura ya nunca hallaremos la hoguera encendida, la ropa tendida...
¿Qué horizonte alcanzaremos en nuestra huida...?

jueves, 4 de noviembre de 2010

Nunca es demasiado tarde

Era demasiado tarde para ponerse el chal sobre los hombros, el frío de aquella noche ya se había adueñado de su cuerpo...
Era demasiado tarde para abrir aquella puerta, que hasta hacía poco había estado entornada y ahora estaba cerrada ...
Era demasiado tarde para desandar lo andado...
Nunca es demasiado tarde para intentarlo todo...Las dudas y vacilaciones son enemigos potenciales...

Si hemos perdido el último tren será bueno quitarnos los zapatos y ponernos en camino...
Si hemos perdido...
 En la blanca arena de esta playa que es nuestra vida, una barca varada nos espera, perdimos el tren que se arrastra por la tierra, ahora surcaremos el mar y él nos acercará a las estrellas...
No es demasiado tarde...
Apresúrate...

lunes, 1 de noviembre de 2010

Esperar

Sus padres eran gente muy ocupada, así que cuando nació Alicia lo primero que pensaron fue en una guardería...
Alicia tiene un recuerdo muy nítido de las lasgas esperas, sentada en aquel banco de lustrosa madera, donde muchas veces se quedaba dormida...Aquella hora de la salida de clase no le daba ninguna alegría, sinó más bien un desencanto casi doloroso...Todos los padres llegaban puntuales y todo eran risas y abrazos...Y al poco rato aquella gran sala se quedaba vacía y fría...No había día en que no tuviera que esperar...
Después, a lo largo de la vida han habido otras esperas en diferentes escenarios...
Toda espera produce en nosotros sensación de impotencia y desánimo...
Todos esperamos algo, por eso el hombre vive inmerso en una angustia constante...
Uno jamás se acostumbra a esperar...Somos hijos de la prisa y del ahora...
Los niños son los mas vulmerables a las esperas, su fragilidad no está preparada para asimilar un retraso...
La propia vida nos enseña que el acto de esperar es un acopio de paciencia y que todo necesita de su tiempo...Ese tren que no acaba de llegar, ese hijo que esperamos, la jubilación...